EL PISTACHO

El cultivo del pistachero data de miles de años, sus orígenes se localizan en Asia, en Persia (Irán) la propiedad de las tierras de pistacho significaba riqueza y alto estatus. Con las conquistas de Alejandro Magno llega a Grecia, y más tarde, con el auge del imperio romano se introdujo también en Italia y España.

La expansión de comercio en el mediterráneo favoreció que Italia firmara acuerdos con Siria que repartió el producto por el mediterráneo llegando a Europa central donde se utilizaba como un condimento exclusivo y caro de algunos platos. El pistacho pasó a considerarse como un aperitivo popular a partir de la segunda guerra mundial.

En España, como hemos dicho, se comenzó a cultivar en la época romana, fue desarrollado por los árabes y desapareció en la Edad Media con los moriscos, se cree que debido a la eliminación de árboles machos, pero en 1980 se reintrodujo. Actualmente, se considera un cultivo relativamente reciente, produciéndose unas 150t, pero se establece como una alternativa en zonas áridas de la península.

En Estados Unidos fue introducido a mediados del s.XIX en el Valle Central de California, debido a la fertilidad de su suelo, así como a su clima cálido y seco con inviernos más suaves, ofrecía las condiciones de cultivo ideales para el fruto seco.

 

Los principales países productores de pistacho son Irán, EEUU (California), Turquía, Siria, China y Grecia.
 

El mayor importador del mundo es Alemania, le sigue España con una importación de pistachos de unos 12.000t al año y a continuación, Francia y los países de Oriente Medio. Los Estados Unidos se autoabastecen con la producción de California.

Las características de estos árboles hacen que las necesidades del mismo se cumplan en la mayoría de España donde abundan las tierras de secano con inviernos fríos y veranos calurosos. 

 

El pistachero (Pistacia vera L., Anacardiaceae, o Pistaciaceae) crece hasta una altura de 7 metros con hojas caducas de unos 10 a 20 centímetros. En la especie se diferencian machos y hembras por lo que es imprescindible la polinización para la obtención de frutos.

 

Es un árbol de terrenos desérticos y por lo tanto muy resistentes y tolerante a muchos tipos de tierras. Se desarrolla mejor en climas cálidos con poca humedad y donde el suelo tiene un drenaje libre ya que la humedad acumulada puede dañar las raíces.

 

Para su desarrollo las necesidades hídricas del árbol no son muy exigentes con unos 350 a 400 mm, obteniendo mejores cosechas si se aumenta el riego. Soporta temperaturas entre los -30º y los 50º y es necesaria una dormancia invernal de al menos 800 horas por debajo de 7º y unas necesidades de unidades de calor que oscilan entre 3200 y los 3600 entre abril y septiembre.

Pistachos Reygar

Productores de Pistachos

© 2017  Pistachos Reygar

Madrid / Ciudad Real  (Spain)
 

Productores de Pistachos

Pistachos Reygar

®
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now